martes, 24 de noviembre de 2015

Lo que callamos las mujeres durante el embarazo



Sin dudar el embarazo es una etapa hermosa llena de muchas emociones y de felicidad por la espera de un bebé; sin embargo, hay cosas que suceden durante esa etapa que pueden ser no del todo agradables y que no muchas mujeres hablan sobre ello. Aquí les cuento de algunas de esas cosas, gracias a Dios no he sufrido de todas, pero de las que sí me han hecho o me siguen haciendo patalear:

Hemorroides
Las hemorroides son venitas que se han inflamado de una manera poco usual en la zona rectal. Éstas por lo general varían entre el tamaño de una pasa de uva y el tamaño de una uva. Pueden producir una simple comezón o ser muy dolorosas y en algunas ocasiones pueden incluso provocar hemorragia rectal, especialmente al ir al baño. 

Esto es algo de lo que no he sufrido, al menos hasta ahora, pero las hemorroides son bastante comunes durante el embarazo, especialmente durante el tercer trimestre (que es justo el trimestre en el que me encuentro). En la mayoría de los casos, las hemorroides se van solas, poco después del parto. 

Y, ¿a qué se deben las hemorroides?, se debe a que el útero en crecimiento ejerce presión sobre las venas de la pelvis y la vena cava inferior, una vena grande en el lado derecho del cuerpo que lleva la sangre desde las extremidades inferiores hacia el corazón. Como consecuencia, el regreso de la sangre desde la mitad inferior de tu cuerpo puede ser más lento, lo cual aumenta la presión sobre las venas debajo del útero y hace que se dilaten o ensanchen más. Es decir, la presión que recibe la zona del recto, sobre todo al final del embarazo, el enlentecimiento de la circulación y tal vez los problemas de estreñimiento, provocan que las almohadillas anales se hinchen y resultan muy dolorosas.

Algo que me recomendaron desde mi primer embarazo es utilizar pañitos húmedos en vez de papel higiénico,  y les puedo decir que la utilización de estos pañitos para limpiarse tras las deposiciones es mucho mejor que el uso de papel higiénico, que es menos suave y al estar seco puede doler al roce.

Incontinencia urinaria
Esto es algo que sí me ha pasado con este embarazo e incluso con mi primera hija, felizmente nada así recontra grave o rochoso, pero si he tenido ligeras pérdidas de orina, sobre todo cuando he estornudado o me he reído jajajajajajajaja.

En el embarazo, un síntoma típico es el aumento de la frecuencia miccional y es debido a que el útero que está en crecimiento comprime la vejiga, disminuyendo su capacidad y en consecuencia se desencadena el reflejo de necesidad de orinar con volúmenes menores de orina. Hacia el final del embarazo, es posible que esta presión sea muy importante y venza el esfínter o compuerta de la uretra, produciéndose la salida involuntaria de orina.

Una cosa que se aconseja mucho para evitar estos pequeños “accidentes” es realizar el ejercicio perineal (llamado ejercicios de Kegel), que consiste en que cada vez que se vaya al baño a orinar se corte el chorro de orina de manera voluntaria durante 30 segundos y luego seguir orinando. Esto ayuda a fortalecer el musculo de la uretra y evitar así la incontinencia; incluso he leído que ayuda mucho a disminuir el riesgo del corte durante el parto.

Ciática
La ciática es un dolor en la parte baja de la espalda que en la mayoría de los casos aparece a partir del segundo trimestre de gestación y persiste durante el tercero. 

La ciática se produce al inflamarse el nervio ciático, el nervio más largo y ancho del cuerpo. Comienza en la pelvis, continua por la parte trasera de los muslos y se ramifica detrás de las rodillas llegando hasta los pies.

El nervio ciático es un nervio especialmente vulnerable a la presión. Por eso la sobrecarga de peso que se produce durante el embarazo ocasiona dolor en el nervio. A medida que el útero crece, los nervios espinales que alimentan el nervio ciático en la parte baja de la espalda se comprimen e irritan.

De esto lamentablemente sí estoy padeciendo desde hace casi un par de meses y debo decirles que es muy doloroso, al menos en mi caso, tanto que he tenido que estar un par de días con descanso médico, pero esto sólo alivia de manera momentánea el dolor porque la verdad es que sólo se quita con el reposo absoluto. Sin embargo, también he encontrado alivio a través de unos masajes que me están realizando en mi casa a cargo de Malena de Annami Centro Terapeutico To Home, la primera vez que recibí los masajes sentí un gran alivio y pude dormir mucho mejor.

El deseo sexual
Si es que no hay algún tipo de impedimento médico, el sexo durante el embarazo puede disfrutarse mucho. Esto es algo de que lo muchas no hablan, quizás por vergüenza, ahora, en algunos casos el deseo sexual disminuye y en otros casos, hay un aumento del libido y esto se puede deber a algunos factores sin que ninguno de los casos sea algo anormal o de que preocuparse.

Es probable que la fluctuación en los niveles de hormonas y algunos de los primero síntomas del embarazo, como las náuseas y el cansancio, puedan reducir la libido o el deseo sexual en nosotras, aunque sea de manera temporal.

Además, en el tercer trimestre pueden aparecer otras molestias que hacen que la frecuencia de relaciones sea más baja, como por ejemplo la pesadez que se siente, las malas digestiones, el cansancio, los dolores musculares, el insomnio, la retención de líquidos...en fin, estas son algunas de las razones que pueden llevar a que nos sintamos fastidiadas y sólo deseemos descansar.

Ahora, fuera de las molestias físicas que se pudieran dar, también existe el lado psicológico relacionado a que las mujeres no siempre aceptamos los cambios físicos que se presentan y no nos sentimos sexys…..confieso que esto me pasó en mi primer embarazo.

Todas estas cuestiones son completamente normales y en todo caso siempre hay que mantener una comunicación con nuestra pareja para poder sobre llevar juntos cualquier cosa que se pueda presentar. Muchas veces las mujeres nos quedamos calladas y no comunicamos lo que sentimos, pero debemos pensar que a veces ellos pueden sentirse rechazados, pero si les decimos lo que sentimos o por los cambios que estamos pasando, es muy factible que ellos puedan entendernos.

El otro lado de la moneda es cuando se presenta un incremento en el deseo sexual durante el embarazo y esto se puede deber también por el cambio hormonal por el que pasamos, incluso estos cambios hormonales pueden hacer que las relaciones sexuales sean más excitantes y agradables que antes, pudiendo ser causado por el incremento en la lubricación vaginal, un incremento en la sensibilidad de los pechos y el incremento de la circulación sanguínea que se dirige a la zona pélvica. Si es tu caso, pues ¡enhorabuena, a disfrutar!

Hinchazón o edema
La hinchazón o edema en las embarazadas se debe a la acumulación de líquidos en los tejidos. Es normal tener cierto grado de hinchazón durante el embarazo sobre todo en los tobillos y en los pies, por lo que no hay porque alarmarse. Sin embargo, si la hinchazón está en la cara o alrededor de los ojos, tienes una hinchazón pronunciada en las manos o la hinchazón en tus pies y tobillos es excesiva, se debe llamar al médico ya que podría tratarse de un signo de preeclampsia.

De hecho una se siente incómoda cuando se hinchan los pies, sobre todo porque los zapatos no te quedan como normalmente sí. Eso me pasa con frecuencia, hay días que los zapatos que normalmente uso no me entran o me aprietan mucho y cuando veo mis tobillos parecen piecitos de elefante jejejejejejeje. No hay que deprimirnos por esta situación, ya que el edema es una condición temporal que desaparecerá al poco tiempo de que nazca el bebé.


Algo que alivia mucho en estos casos es tener los pies en alto siempre que se pueda, por ejemplo en el trabajo resulta útil tener una banqueta o una pila de libros debajo del escritorio para poder apoyar los pies; y en casa cuando se está echada en la cama se pueden apoyar los pies a la pared para tenerlos en alto.

Espero que este post las haya ayudado a comprender algunas de las cosas por las que pasamos y que son completamente naturales en esta etapa....lo importante es que sepamos que no estamos solas ya que muchas mujeres pasamos por lo mismo.

Besos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario