viernes, 26 de junio de 2015

Terrores Nocturnos


Hace un par de semanas, en medio de la noche escuchaba a mi chinita llorar mientras estaba dormida, fueron 3 o 4 noches así….pensé que podía tratarse de pesadillas, pero el hecho de que haya sido durante varios días me hizo indagar un poco al respecto y me enteré de la existencia de los llamados “terrores nocturnos”. Aquí les comparto la información de lo que encontré.

Los terrores nocturnos, que aunque suelen confundirse con las pesadillas, tienen diferencias significativas. En efecto, a diferencia de las pesadillas, los terrores nocturnos no provocan que el niño se despierte, ya que aunque parezca despierto y tenga los ojos abiertos, en realidad está dormido mientras ocurren. Esto me pareció de lo más increíble porque hubo un par de noches que mi hija parecía que se había despertado porque incluso se sentó, pero luego me di cuenta que verdaderamente estaba dormida.

Por otro lado, las pesadillas, sí dejan al niño despierto, puede recordar su sueño y a veces incluso hablar de él.  Claro, esto último cuando tu peque ya es más grande, pero en el caso de mi hijita que casi tiene 2 años, no es sencillo que me pueda comunicar que tuvo una pesadilla.

Es importante saber que hasta un 15 por ciento de los niños tienen terrores nocturnos en algún momento, empezando por lo general entre el año y los 5 años de edad, y continúa hasta los 7 años o incluso hasta la adolescencia. Un episodio puede durar de 2 a 40 minutos y, cuando termina, tu hijo se vuelve a dormir de manera abrupta sin recordar el incidente. 

Pero, ¿qué son los terrores nocturnos?, los terrores nocturnos son alteraciones del sueño en las que el niño podría sentarse de repente al estar acostado, llorar, gritar, gemir, balbucear y sacudirse con los ojos bien abiertos, pero sin estar realmente despierto. Debido a que se encuentra en una especie de zona intermedia entre el sueño y la vigilia, no está consciente de tu presencia y no es probable que responda a nada de lo que digas o hagas. Esto último es lo que más me asustaba porque a pesar de que le decía "mami está aquí" y trataba de abrazarla, era como si no me escuchara y sintiera, pero al leer que no son conscientes de nuestra presencia, ya quedé algo más tranquila.

Otra cosa que también hizo que me sintiera calmada es saber que los terrores nocturnos no son provocados por sueños que producen miedo. Éstos ocurren durante el sueño profundo, de dos a tres horas desde que el niño concilia el sueño, en la etapa de sueño no REM, mientras que las pesadillas ocurren durante la etapa de sueño REM (siglas en inglés de Rapid Eye Movement o movimiento rápido del ojo).

No existe una forma definitiva de evitar los terrores nocturnos, debido a que no se sabe exactamente qué los ocasiona. Lo que sí se sabe es que, por sí mismos, los terrores nocturnos no significan que el niño tenga un problema psicológico, ni siquiera que esté molesto por algo.

¿Qué debo hacer si mi hijo tiene terrores nocturnos?

De hecho como padres nos angustia pensar que algo le podría estar pasando a nuestros hijos, yo la verdad que no podía dormir tranquila al ver a mi hija así, me sentía impotente ante ese hecho, más porque trataba de consolarla y no se calmaba e incluso me apartaba de ella (¡eso me mataba!). 

Ante una situación así, lo que NO debemos hacer es tratar de despertar al niño ni intentar inmovilizarle, a menos que esté en peligro de hacerse daño, no hay que contenerlo.

Entonces, ¿qué hago?, lo único que se puede hacer es tomar las precauciones necesarias que se tomaría con alguien que puede ser sonámbulo (algo de experiencia de eso sí tengo porque mi esposo es habla y camina dormido), es decir, recoger los juguetes y otros objetos que pudiesen estar en el piso para evitar que se tropiece si es que se baja de la cama….esto, no me ha pasado aún, pero ya tomé mis previsiones al respecto.


Espero haber ayudado a comprender un poco de que va esto de los terrores nocturnos y que en todo caso se queden tranquilos al respecto porque no hay nada de que preocuparse.


No hay comentarios:

Publicar un comentario