lunes, 23 de marzo de 2015

¿Niños agresivos?


De hecho les ha pasado que cuando sus peques quieren algo y no se lo dan, se tiran al suelo, se golpean la cabeza o se jalan el cabello; incluso, hay niños que agreden a otras personas, ya sea un niño que esté cerca o sus padres mismos.

Mi hija tiene un año y medio y desde que cumplió un año me ha pasado más de una vez. En un primer momento me asusté, primero porque no quería que ella se haga daño (cuando se auto golpea) y segundo porque tampoco quería que se convierta en la agresora de algún pequeñito que esté cerca ella en un mal momento o que incluso yo sufra esas agresiones.

Así, preocupada por el tema me puse a buscar información al respecto y encontré muchas lecturas interesantes que me ayudaron a comprender la situación por la que pasaba; por lo que estando segura de que no soy la única que atraviesa un tema de este tipo, quise escribir este post para ayudarlos a entender por qué es que nuestros hijos reaccionan así y qué debemos hacer.

Desde el momento que nuestros hijos empiezan a caminar, muchas veces se encuentra con una prohibición y un “no” de nuestra parte, por lo que se sienten frustrados y para expresar su frustración se tiran al suelo o se dan cabezazos contra la pared o el suelo. Esto sucede porque no encuentran otra manera de expresar su frustración o enojo que no sea a través de una manifestación física; sin embargo, en cuanto aprenden otros modos para expresarse, desaparece.

Dado que no tienen otro medio de comunicación que no sea el lenguaje corporal, es importante conocer  y saber interpretar sus gestos, así podemos evitar sustos y ayudar a expresarse de otro modo.

Cuando mi hija se tira al suelo o se empieza a golpear la cabeza, la tomo en mis brazos, la abrazo y le digo que no se golpee y le pregunto por qué está molesta. Es obvio que teniendo la edad que tiene, ella no me va a decir cuál es el motivo de su fastidio, pero eso ayudará a que ella pueda ir interiorizando que lo que está sintiendo es porque está molesta; ahora, si bien ella no se va a expresar con palabras, a veces ha pasado que coge el juguete que tenía y me lo da, es ahí que me doy cuenta que tiene relación con el juguete, así voy buscando la solución y tratando de entenderla. He descubierto que tratándola con mucho cariño y serenidad, la ayudo a controlarse y hacer que ese momento de enojo (o rabieta) pase pronto.

Es fundamental tener en cuenta que si el motivo de la frustración o enojo de nuestros hijos se debe a alguna cosa que no quisimos que hagan, como por ejemplo treparse a una silla, no debemos ceder a este tipo de conductas, lo más recomendable sería ofrecerle otra alternativa de juego o distraerlo con algún juguete. Recordemos que la crianza con apego requiere límites a los niños, pero estos límites se establecen de una manera respetuosa.

Ahora, ¿qué pasa cuando tu hijo se comporta de manera agresiva con otro niño?. En este caso es muy importante el tipo de reacción que tengamos frente a esta situación, no hay que alarmarnos y hacer aspavientos porque quizás podemos generar que lo tome como una manera de llamar nuestra atención y además hay que actuar de modo sistemático, es decir, con el mismo comportamiento para no generar mensajes contradictorios y porque a través de la repetición los niños aprenden de manera más sencilla.

Ante esta situación lo mejor es hablarles, pero darles un mensaje claro y conciso, como un: "No, eso duele" “Vas hacer llorar al niño/o niña”. Eso sí, no debemos permitir que nuestro enojo determine nuestra reacción, debemos procurar no gritar y mucho menos pegarles aunque sólo sea en la mano (o el pañal) porque esto hará que le lleguen dos mensajes opuestos: no se agrede a los demás, pero mis padres sí lo hacen conmigo. Ante este tipo de situaciones debemos evitar también el descalificar al pequeño con frase como “que malo eres” o peor aun diciéndole “ya no te quiero”. De ser el caso que la agresión esté dirigida para que el otro niño no le quite el juguete que tiene en sus manos o incluso si se trata de que quiere el mismo juguete, es importante que les enseñemos a pedir las cosas en lugar de quitarlas o pegar a un niño. Cuando el niño se calmó hablar tranquilos sobre la importancia del buen trato con otros niños  y reforzar la importancia de decir y usar las palabras en lugar de la agresión.

Los consejos antes descritos también sirven cuando la agresión es contra alguno de nosotros, sus padres. Me ha pasado que mi hija me ha pateado o incluso me ha mordido y lo primero que he tenido que hacer es controlarme, respirar y decirle que no lo haga porque me duele o me hace daño, se lo digo de manera seria, pero sin alzar mi voz (aunque de hecho cuesta). Una vez que ya pasó el momento sigo con ella tranquila, haciéndole cariño.


Sé muy bien que a veces sentimos que la situación es la de nunca acabar, pero va a pasar, este tipo de comportamiento en los niños es una situación pasajera, unos tienen un comportamiento más impulsivo que otros, pero hasta que aprendan a autorregular sus emociones y a expresarse de otra manera, debemos acompañarlos y enseñarles con cariño porque sólo a base de tiempo y paciencia, las instrucciones que les damos a nuestros hijos acabarán por surtir efecto.


4 comentarios:

  1. Gracias por tus consejos! Mi pequeña está en esta edad y aún no puede controlar sus emociones. Yo les he puesto límites a mis mellis solo para algunas cosas con un No y laexplicación... todo estaba bien pero ella ahora a comenzado a no obedecerme :( ..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada!, me alegra mucha poder aportar algo con mi experiencia...no estamos solas, muchos pasamos por lo mismo. Se que es medio complicado dejar el "No" de lado, pero los peques al escuchar tanto no sienten a veces más frustración (es como si nos dijeron a nosotros no para todo), entonces debemos pensar en otro modo de comunicar las cosas o quizás distraerlos de la acción que quieren realizar. Poco a poco iremos logrando implementar del todo esa metodología, así que tranquilidad y sobre todo paciencia. Y cualquier cosa, pues aquí estamos para apoyarnos en Tribu. Besos.

      Eliminar
  2. He leído todo y me ayuda mucho, mi hijá tiene 2 años y pega a todos. A mi tambien. cuando esta molesta tira todo las cosas las puertas y me cuesta muuuucho! No gritar enojarme pero tengo q hacerlo no quiero gritar no quiero hacerlo quiero controlarme calmarme, y leer estas cosas me ayuda, besos y felicidades

    ResponderEliminar
  3. He leído todo y me ayuda mucho, mi hijá tiene 2 años y pega a todos. A mi tambien. cuando esta molesta tira todo las cosas las puertas y me cuesta muuuucho! No gritar enojarme pero tengo q hacerlo no quiero gritar no quiero hacerlo quiero controlarme calmarme, y leer estas cosas me ayuda, besos y felicidades

    ResponderEliminar