miércoles, 29 de octubre de 2014

¿Colecho o no colecho?

Esta palabra colecho está un poco de “moda”, a pesar de que se trata de una práctica de crianza ancestral…..y ¿qué significa? el colecho es compartir la cama con nuestro bebé, pero el colecho no se práctica necesariamente en nuestra misma cama, ya que también se puede dar en una cuna o cama supletoria pegada a la nuestra. En realidad es una práctica que la realizan muchas personas, pero que pocas veces se comenta, quizás por el temor del que dirán; pero vamos, ¿quién no ha dormido ni una sola vez en la cama con sus padres?, yo sí lo hice muchas veces y la verdad es que recuerdo esos momentos de mi infancia como muy gratos.

El colecho tiene numerosos detractores quienes por diversas cuestiones no ven conveniente colechar con los hijos, siendo las cuestiones psicológicas las más fuertes, ya que muchos sostienen que al practicar el colecho los bebés, son más inseguros, más temeroso y que en un futuro serán menos autónomos. Lo cierto es que no existen datos contundentes que indiquen lo anterior, ni estudios que avalen dicha postura, por el contrario cada vez son más las personas que hablan sobre los beneficios de esta práctica.

Otra de las cuestiones para que las personas estén en contra del colecho es que dicen que interfiere en la relación de la pareja. Yo particularmente no creo que eso sea cierto……pienso que lo que hace cambiar la relación de pareja es la maternidad/paternidad, como dice Carlos González (reconocido pediatra):” una pareja con un hijo ya no son más una pareja, son una familia”.

Cuando tienes un hijo todo cambia, y por supuesto, el sexo también. Muchos días no tendrás la cabeza para pensar en eso, y otros te sentirás tan cansada que tu cuerpo te pide más dormir que tener sexo.

El tener sexo en la misma habitación con tu hijo durmiendo, ya es una elección de los padres. Si el bebé es pequeño, duerme tan profundamente que ni se va a enterar de lo que está sucediendo y en caso se despierta no sabrá lo que está pasando porque no tiene consciencia de ello; por lo que ya sería más que nada un tema psicológico de los padres.

Cuando el hijo es más grandecito, ahí sí se tendría que plantear el hecho de que se pueda despertar y encontrarlos en una situación algo incomoda jejejejejejeje. Y entonces qué hacemos? Pues lo más lógico sería no tener relaciones en el mismo cuarto donde está durmiendo tu hijo; o es que en tu casa no hay más cuartos? Puede ser una segunda habitación, la cocina, cuartos de baño, comedor, etc., por lo que opciones tenemos!....además, la noche no es el único momento en que te puedes encontrar íntimamente con tu pareja porque el día tiene muchas horas ^_^

Ahora, ¿cuáles son los beneficios o ventajas de practicar el colecho?, tenemos los siguientes:

  1. El colecho familiar facilita la lactancia, ya que no hay necesidad de ir a otro cuarto para tomar al bebé. Una madre que amamanta en la "cama familiar" puede fácilmente alimentar a su hijo sin despertarse completamente, y puede continuar con el importante descanso que necesita.
  2. De acuerdo al investigador James McKenna, el colecho incrementa las posibilidades de que los padres pueden intervenir exitosamente en la prevención de la muerte de cuna, ya sea que se deba una condición fisiológica o accidente físico. El investigador recuerda a los padres que "el colecho da a los padres la mejor oportunidad de oír a un bebé en crisis y responder". Añade que "ya que la protección contra el síndrome de muerte súbita SIDS, puede estar relacionado a la frecuencia y duración de la lactancia, y debido a que los bebés amamantan más cuando duermen con sus padres, esta práctica puede ayudar a proteger a los infantes amamantados".
  3. Durante los primeros meses de edad es normal que los niños tengan periodos sin respirar, y es probable que la madre provea importantes señales a su bebé, recordándole respirar después de una exhalación, previniendo que se desarrolle un síndrome de muerte súbita. Aún si este sistema recordatorio falla, la madre estaría cerca para despertar al bebé. Una madre y un bebé que amamantan, tienden a tener ciclos de sueño coordinados, haciendo a la madre extremadamente sensible a su bebé. Si ella está durmiendo cerca, despertará si su bebé está teniendo dificultades. Pero si el bebé está solo, este tipo de intervenciones salva-vidas no pueden realizarse.
  4. El llanto es una señal provista por la naturaleza cuyo significado es perturbar a los padres para asegurar que el bebé reciba lo que necesita. Pero el llanto prolongado es estresante para todos los miembros de la familia. Entre más pronto de satisfagan las necesidades de los bebés, más descansa el bebé y la familia, y más energía tendrán al siguiente día. Una madre que duerme junto al bebé puede utilizar su respuesta instintiva que toda nueva madre tiene al primer gemido del bebé, previniendo así la necesidad de un llanto fuerte que es estresante pata el bebé y para todos los miembros de la familia.
En relación a este último punto quería comentarles que he escuchado a muchas personas e incluso he leído que se aconseja dejar dejar llorar al bebé para que se acostumbre y aprenda a dormir solo toda la noche; es más, existe un libro llamado “The Baby Sleep Solution” de Suzy Giordano (A proven program to teach your baby to sleep twelve hours a night) en el que se recomienda dejarlo llorar como parte de sus “tips”.
Yo no estoy de acuerdo con este método porque me parece inhumano dejar llorar a un bebé, como el buen doctor Carlos Gonzales señala: Yo no dejo llorar a mis familiares, a mis amigos, ni siquiera a mis pacientes. Si un amigo me llama llorando, no le cuelgo el teléfono. ¿Cómo iba a dejar llorar a mi propio hijo?”. Ello es muy cierto, acaso cuando estamos tristes y llorando, no queremos que alguien nos escuche y nos consuele?, entonces ¿por qué vamos a ser indolentes ante el llanto de nuestros hijos?
Finalmente, quisiera indicarles que a efectos de practicar un colecho seguro, es necesario tener en cuenta las siguientes recomendaciones:
  • No compartir la cama con un bebé cuando las personas que lo hagan estén bajo los efectos del alcohol, drogas o extremo cansancio, ya que se reduce la posibilidad de responder a las necesidades del bebé.
  • No practicar colecho si hay una  persona fumadora, ya que esto incrementa el riesgo de muerte súbita.
  • No usar mantas, sabanas o edredones muy pesados ni de tejidos muy gruesos, de pelo o sintéticos que puedan agobiar, tapar el bebé o aumentar mucho su temperatura corporal;  en invierno es preferible tratar de regular la temperatura de la casa y no saturar de ropa.
  • Si se practica el colecho con una cuna o cama adosada a la de los padres, que éstas queden al mismo nivel,  para evitar que haya espacios por donde pueda colarse el bebé y asfixiarse.
  • No utilizar colchones muy blandos.
  • No dormir con un bebé en sofás, colchones de agua, o pufs ya que el bebé puede quedarse atrapado por algún lugar y correr el riesgo de asfixia.
  • No usar almohadas o cojines que puedan asfixiar al bebé.
  • Evitar que las mascotas compartan la misma cama con el bebé.
  • En caso de obesidad extrema es mejor no compartir la cama con el bebé.

Con este post les he querido contar un poco sobre los beneficios que podría ofrecer el practicar el colecho y las medidas de seguridad que debemos tener en cuenta de optar por practicarlo. Quiero dejar en claro que NO es mi finalidad decirles si es algo bueno o malo porque no estamos hablando de una cuestión ética; sin embargo, hay muchos que andan diciendo que es algo “malo” cuando en realidad dependerá de la cultura, costumbre o necesidad de los padres, por lo que siempre digo que es una decisión PERSONAL y no de la del pediatra, de la abuelita o porque así lo dice el libro.


1 comentario:

  1. Yo practico el colecho a gusto tanto asi ke mi esposo nos ha dejado,la kama solas para nosotras ...😉😉😉😉😉

    ResponderEliminar