jueves, 11 de septiembre de 2014

Trabajando desde casa

Trabajar desde casa cuando tienes hijos, sea teniendo un negocio propio o para una empresa que te permite pasar algunas horas trabajando desde tu computadora casera (aunque de esas empresas casi no hay en Perú) es una manera genial de ganar dinero sin pasar tanto tiempo lejos de tu bebé o tus hijos. Sin embargo, esa forma de trabajo requiere una mayor planificación y mejor organización que el habitual para que tus horas en casa sean realmente productivas.

Como les comenté en un anterior post, en diciembre del año pasado decidí renunciar a mi trabajo y tomé el reto de tener un negocio propio desde casa para poder pasar más tiempo con mi hija, aunque siendo sinceras, no es como una se lo imagina, ya que se trabaja más estando en casa que afuera.

Lo primero que se debe hacer es programar un horario de trabajo y decidir si se tendrá un horario estricto o flexible. Algunas personas son más productivas si tienen un tiempo fijo cada día para trabajar; otras por su parte, prefieren un horario más flexible que les permita interrumpir el trabajo una hora para estar con su bebé o para darle de lactar, por ejemplo.
 
Por mi parte, mi horario depende de la cantidad de trabajo que tenga, cada domingo por la noche organizo mi semana para saber qué es lo que debo hacer y con cuanto tiempo libre cuento para realizar otras actividades, normalmente de lunes a miércoles tengo un horario flexible y durante esos días paso mucho tiempo con mi hija; y, jueves y viernes mi horario es estricto, incluso con amanecidas. Otra cosa a tomar en cuenta es en qué momento del día serás más eficaz, si en la mañana o en la noche. Para mí lo ideal es trabajar de noche porque la casa está más tranquila y mi hija ya se durmió.
Importante: Si es que no tienes quien te cuide a tu bebé mientras estas trabajando en casa, será imposible que te puedas concentrar de verdad en lo que haces, de lo contrario, las madrugadas se convertirán en tus mejores amigas porque será ese momento que más utilices para trabajar y estoy segura que muchas mamis se sienten identificadas con esto, no?....eso sí, si tienes quien te cuide a tu hijo, asegúrate de que confías lo suficiente en esa persona como para no tener que correr a ver qué pasa cada vez que lo oyes llorar un poco. En mi caso confío en la chica que me apoya, pero no puedo evitar salir a mirar que pasa si escucho llorar mucho a mi hija o a cada rato (soy neurótica jajajajajaja).
 
No dediques cada minuto libre que tengas a trabajar porque es importante que tomes un rato cada día para relajarte y descansar, sino te vas agotar y no vas a rendir como quisieras y tampoco podrás atender a tu familia.

Hay que buscar un lugar en casa donde se pueda tener cierta privacidad. Si es que no tienes una habitación extra donde puedas instalar una oficina o un taller, crea un espacio en tu dormitorio, o en una esquina de otra habitación.
No solo una se tiene que hacer la idea de un horario de trabajo, sino también quienes se puedan encontrar en casa o tus amigos para que eviten llamarte durante las horas en que estés trabajando. Lo recomendable es pedir que no te interrumpan, salvo que sea por alguna emergencia.

Espero que este post les haya ayudado.



No hay comentarios:

Publicar un comentario