jueves, 18 de septiembre de 2014

Cómo lidiar con nuestros hijos? - Parte I



 
Con el título de este post no pretendo darles esperanzas de haber encontrado el "santo grial" que todo padre busca día a día al enfrentarse ante los conflictos con sus hijos, ya que no existe la receta exacta para eso, sino que dependerá de la situación en particular de cada uno, pero lo que sí les diré en este post es lo que he aprendido en este corto tiempo y lo bueno que me resultó haber ido a una charla hace un par de días.
 
La charla a la que asistí estuvo organizada por el grupo de Madres de Hoy, han oído hablar de ellas?, las creadoras de este grupo, Andrea Palacios y Britt Dierkig también son mamis que decidieron crear un espacio en el que las madres podamos compartir y conversar sobre nuestras vivencias y experiencias en la relación con nuestros hijos para encontrar herramientas útiles que nos ayuden y faciliten la realización de nuestro rol. Les recomiendo asistir a una de las charlas que realizan porque realmente ayudan.
En aquella charla pude escuchar a otras mamás que como yo tenían muchas dudas e interrogantes de cómo poder lidiar con nuestros hijos y los conflictos que se presentan día a día. Quizás muchos dirán, pero tu hija sólo tiene un año, qué conflicto o problema puedes tener con ella?, pero les diré que sí los tengo, algunos de ellos son el hecho de que a veces no se deja cambiar, que no quiere salir de la tina después del baño, no quiere comer, entre otros; y mi hija tiene lo que podría llamarse un carácter intenso porque a pesar de que es pequeñita se pone muy enérgica cuando no se le permite hacer ciertas cosas o cuando no desea hacer las cosas que les comento (comer, cambiarse, etc.).
Entonces, cuáles son las recomendaciones para poder enfrentar estas situaciones de conflictos con nuestros hijos?, pues aquí van:
 
Paciencia: De hecho les va a sonar a cliché, pero hay que tener paciencia y ser flexibles con nuestros hijos para poder tratar de comprender porque están actuando o se comportan de la manera como lo hacen. Para los que tienen hijitos pequeñitos como yo (0-5 años) debemos tomar en cuenta que ellos expresan sus sentimientos de manera corporal porque aún no saben cómo hacerlo de manera exacta con sus palabras, por ejemplo, si están felices brincan como conejitos y se muestran efusivos. Además, es en esta etapa que se presentan muchos cambios porque comienzan a darse cuenta que son una personita independiente a mamá. Este "descubrimiento" a veces les genera sentimientos encontrados porque les gusta estar con mami y que mami haga las cosas por ellos, pero también tienen actitudes con las que tratan de manifestar su independencia como querer comer solos o escoger la ropa se pondrán.
 
Mensaje claro y conciso: Cuando son pequeños y aún no tienen la capacidad de reflexionar, uno como padre debe darle mensajes claros y concisos. En mi caso mi hija a veces se le da por querer golpear cuando no se le deja hacer algo, entonces en lugar de decirle: hijita, no me pegues por favor porque a mami no le gusta, me pongo triste si tu lo haces..…bla, bla, bla, tengo que darle un mensaje más corto y claro para ella: No se le pega a mamá. Cuando el hijo es más grande, pues ya se le podrá dar mayores explicaciones que éste reflexionará e internalizara.
Elegir tus batallas: Sé que muchas veces ya nos sentimos agotadas de estar lidiando ciertas batallas con nuestros hijos, pero hay que saber elegir esas  batallas para no agotarnos o desgastar la relación con ellos. Ello, no significa ser permisivos y dejar que el pequeñín haga lo que quiera, sino que si la situación ante la cual podemos tener un problema con nuestros hijos no vale la pena, pues dejarlo pasar. Así, cada uno tendrá que saber diferenciar que batalla amerita o no pelear.
En la charla una mamá comentaba que a veces su hija no quería ponerse el uniforme del nido porque quería ponerse su vestido de princesa y que ella para no discutir con su hija y empezar así el día, decidía dejar que su hija vaya vestida de princesa como quería porque en realidad no resulta relevante (en esta edad al menos) el hecho de cómo se vista; ella eligió que esa “batalla” no la iba a luchar. En mi caso, he decidido no agobiarme si mi hija no se acaba toda la comida de su plato, dejo que coma hasta donde desee (además que es feo que te obliguen a comer cuando ya no quieres, lo he vivido con mi madre jajajajajajaja) porque sé que cuando me vea comer se va antojar, siendo incluso lo mismo que ella ya no quería.
Continuará......
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario