martes, 26 de agosto de 2014

El año más maravilloso!!!


Chinita linda, hace un año llegaste a mi vida y desde ese momento no ha habido un instante en que deje de pensar en ti….aunque decir que estas en mi vida desde hace un año es injusto ya que te llevo en mi mente y en mi corazón desde el momento en que supe que estaba embarazada, desde aquel momento en que vi positivo en la prueba de embarazo, me sentía tan feliz!. Nunca voy olvidar la sensación que tuve cuando te vi como un frijolito saltarín en mi útero a través del monitor del consultorio de la ginecóloga y escuchar el latido de tu corazón por primera vez fue la mejor música que pude oír.
 
 
 
Sentir tus movimientos en mi barriga fue una sensación tan hermosa y hacías que durante el día me sintiera acompañada, sobre todo si por alguna tontería me ponía triste, con un movimiento tuyo bastaba para alegrarme el día.
Nuestro primer encuentro no fue quizás como lo planeaba porque me estuve preparando para el parto natural, pero mami tuvo un poco de presión alta y por nuestra seguridad me tuvieron que hacer una cesárea; sin embargo, la manera como naciste no es lo importante  porque te esperaba con mucha ilusión y sobre todo con mucho amor. Cuando desperté de la operación estaba en la sala de recuperaciones y lo primero que hice fue preguntar a la enferma cuánto tiempo más faltaría para que me llevaran al cuarto y poder verte, ya que cuando te sacaron de mí sólo pudimos estar unos minutos juntitas y me moría por cargarte.
 
La primera noche que pasamos juntas fue increíble y aunque no dormí ni un minuto, no me sentía cansada…..y quién podría dormir?, no podía dejar de mirarte, de acariciar tu cabello, tus manitos, tus piecitos y no dejaba de pensar en lo perfecta que eras y el maravilloso regalo que Dios me había dado al tenerte. Esa noche también la pasamos en vela porque juntas íbamos descubriendo el tema de la lactancia, había oído tantas cosas que no sabía que pensar, pero sólo me dejé llevar y poco a poco fuimos perfeccionando ese momento y puedo decir que ha sido una de las experiencias más bonitas que he vivido.

 
 
Al comienzo nuestro tiempo juntas se basaba en darte de lactar y verte dormir, momento que yo aprovechaba para descansar también jajajajajajaja, pero poco a poco comenzaste a estar más despierta y ya interactuabas un poco más conmigo y luego con los demás. En este tiempo hemos crecido juntas y logramos aprender muchas cosas, yo he aprendido a escuchar y seguir mi instinto de madre y tú a explorar mejor el mundo, por eso ahora eres una pequeñita muy activa que le encanta caminar y jugar.
 
Adoro cada minuto que pasamos juntas, cuando te pegas a mí para ver la televisión, cuando caminas rapidito hacía mi y alzas tus brazos para que te cargue, cuando volteas sonriendo para que te cante las canciones de tus dibujos favoritos y sobre todo cuando me dices mamá, esa fue la gran sorpresa que me diste un día antes de tu cumpleaños, no sabes cuánto soñaba con el día en que te escucharía decirme mamá y ahora me miras con esos ojitos tan bellos y me lo dices.


Gracias pequeñita por tanta, tanta, tanta felicidad que has traído a mi vida y a la de tu papi, no sabes lo mucho que te amamos y sé que sólo comprenderás la magnitud de nuestro amor el día que tengas tus hijos, como yo lo comprendí al tenerte por primera vez en mis brazos. Nunca olvides hija que tu mami siempre estará contigo, apoyándote en todo y aunque en algunas ocasiones (muchas ocasiones quizás) no estarás de acuerdo con mis decisiones, nunca dudes que lo que haga será con todo mi amor y deseando lo mejor para ti.

Tu mamá que te adora.   


No hay comentarios:

Publicar un comentario