miércoles, 28 de mayo de 2014

Porteando a mi chinita

Cuando tenía 10 años nació mi hermana Solange, y uno de los recuerdos que tengo de cuando era ella era una bebita es que mi mami la ponía en su canguro y la llevaba a todos lados, lo más bonito era ir acompañada por las dos al colegio. Por ese recuerdo tan lindo es que yo tenía muy claro que cuando tenga un bebé también quería llevarlo conmigo a todos lados.

Estando embarazada me metí a cuanta página y blogs de embarazo y maternidad había para conocer más sobre los cambios que habrían en mi vida o al menos darme una idea de lo que sería.....es así que encontré un post sobre el porteo, la nota me interesó mucho porque hablaba sobre la importancia de portear al bebé y la diferencia de los llamados canguros y los portabebés ergonómicos.

El porteo es una forma de crianza, se trata de llevar con nosotros a nuestros pequeños. La pregunta que quizás muchas mamis se harán es por qué portear a mi bebé? El porteo es, sin duda, una de las maneras más efectivas de generar vínculos de apego entre la madre (y por qué no, también del padre) y el bebé.

El bebé necesita tener contacto permanente, ser alimentado a demanda, sentirse seguro, ser mecido para dormirse....recordemos que los bebés pasan 9 meses en nuestra barriga en un ambiente cálido, mecidos, alimentados, escuchando nuestro corazón. Llevar al bebé cerca es una experiencia increíble que crea un sentimiento de protección y el inicio de una estrecha relación entre hijos y padres.

La manera más cómoda y segura de portear a nuestro bebé es utilizando los diferentes tipos de portabebés ergonómicos que existen en el mercado ya que son los ideales para esta función.

Los portabebés ergonómicos favorecen una buena posición para el bebé. Esta posición es conocida como la postura de la ranita, que se consigue cuando tenemos el potito del bebé al nivel de nuestro ombligo y su cabeza debajo de nuestra barbilla, sin que llegue a tocarnos.

Muchas hemos visto que existen en el mercado una mochilas para cargar al bebé llamadas canguro. La principal diferencia entre el canguro y los portabebés ergonómicos es la postura adoptada por el bebé o niño en ellos. Si nos fijamos en un bebé que vaya en un "canguro", podremos constatar que la postura de la cadera no es correcta. Habitualmente observamos que las piernas del niño van estiradas con respecto al resto del cuerpo, no dobladas estilo “ranita” (postura que favorece el desarrollo de la articulación de las caderas). Al llevar las piernitas estiradas, el peso del bebé recae sobre la zona genital en vez de sobre su potito, y la espalda adquiere una postura no fisiológica. (Fuente: http://redcanguro.org/comparacion-entre-mochilas-convencionales-y-portabebes-ergonomicos-2/)

En conclusión, en los portabebés ergonómicos el bebé adopta una posición natural y cómoda. Sus piernas no cuelgan, su espalda queda bien sujeta y su peso no recae sobre si mismo.

Portear a tu bebé tiene muchos beneficios:

- Lloran menos: los bebés que son porteados son más tranquilos y lloran menos.

- Duermen mejor: se ha demostrado que los bebés con los que se ha usado el método canguro aumentan más rápido el peso y duermen mejor.

- Tienen mejor desarrollo psicomotor: el constante balanceo genera en los niños mejor equilibrio y mejor control postural, debido a que su cuerpo se va adaptando a nuestro movimiento.

- Los cólicos disminuyen. Llevar al bebé en posición vertical (vientre contra vientre) beneficia mucho a su sistema digestivo, que aún es inmaduro y facilita la expulsión de gases.

- Son más sociables. El bebé se integra en la vida cotidiana, participando en lo que el adulto hace;  en los paseos y charlas.

(Fuente: http://www.guiainfantil.com/articulos/bebes/vinculo-afectivo/porteo-ventajas-y-beneficios-de-llevar-al-bebe-en-contacto-directo/)

Desde que mi hijita tenía un mes la llevaba en el fular (me encanta porque está personalizado con su nombre) y ahora que está más grande la llevo conmigo en el Mei Tai. Portear a mi gordita ha sido (y sigue siendo) la experiencia más maravillosa de mi vida y lo mejor es que puedo seguir haciendo mis cosas teniéndola muy cerquita a mí, es más, en el viaje que hicimos hace poco la llevamos a todos lados en el Mei Tai y mi esposo también se enamoró de esta hermosa manera de llevarla.










4 comentarios:

  1. Una bonita frase en la cual me identifico mucho como mamá.

    ResponderEliminar
  2. Me encantaría usar ese fular, aun no he tenido la oportunidad de disfrutarlo.
    Me gustan tus post, muchas bendiciones Susan!

    ResponderEliminar
  3. REALMENTE INTEREZANTE LO Q POSTEAS EN TU BLOG , ME AYUDA MUCHO PORQUE COMPARTO LA MISMA IDEA Q TIENES DE COMO CRIAR A NUESTROS HIJOS Y MAS Q SOY MAMÁ PRIMERIZA UFFFFFFFFF, EL FULAR SUPER PRACTICO PARA LLEVAR A TODOS LADOS CONMIGO AMI BEBE , SUERTE A TODAS LAS MAMIS :)

    ResponderEliminar