domingo, 29 de diciembre de 2013

Mi hija....mi mejor decisión!

Hacía muchos días que no escribía, pero ahora tendré un poco más de tiempo para hacerlo.....

En mi último post les comentaba que envidiaba a las mujeres que podían quedarse en casa dedicandose a cuidar a sus bebés o que tenían la dicha de poder trabajar desde casa....pues bien, ahora soy yo la que se quedará en casa, al menos por el momento.

No sé si comenté que soy abogada y trabajo, o mejor dicho trabajaba, en una institución del Estado. El tema es que si bien moría por quedarme en casa, dado el costo de la vida, no podía darme ese "lujo", razón por la que después de mis tres meses de licencia retorné al trabajo. La carga donde yo trabajaba es pesada y exige que las personas que trabajen ahí se queden fuera de su horario de trabajo, algo que antes de tener a mi bebita no me molestaba hacer, yo solía llegar a más tardar 7:30am (mi entrada era 8:30am) e irme a las 7pm o a veces 10pm si había harto trabajo ( que casi siempre lo había) y ese fue mi horario incluso estando embarazada. Sin embargo, desde que nacio mi chinita las cosas cambiaron, para empezar entraba 9:30am por mi hora de lactancia y salía a las 5:30pm volando porque tenía que llegar a darle de lactar a la gordita y que la nana se vaya a descansar; y, al medio día iba a mi casa (vivo cerca a donde era mi trabajo) para ver a mi hija y dejar leche para la tarde hasta que llegara.

Ese cambio de horario (y de vida), simplemente fue incompatible con mi trabajo, se que no soy la primera ni la última mujer que tiene un hijo y trabaje, pero por el tipo de trabajo que se desarrolla en el área en el que estaba, no se podía llevar el ritmo....la primera semana fue de "adaptación", digo, después de 3 meses de para algo desorientada estaba y las 3 siguientes fue tratar de organizarme para que mi nuevo horario y yo pudieramos encajar con el trabajo.

Sólo estuve 1 mes en el trabajo desde mi regreso de la licencia y mi jefes decidieron evaluar mi "producción", considerando que no estaba lo suficiente comprometida con el trabajo, ya que mi "producción" no era la misma que los demás....las ganas de decirles: mi situación no es como los demás, no me faltaban, pero a lo que yo decía, estaba la respuesta de "excusas siempre van haber" y terminaron la "charla" con: Evalúa tu situación, así que es lo que hice.

Conversé con mi esposo porque la decisión de renunciar debía ser tomada en familia porque definitivamente afectaría la economía de la casa y después de pensarlo juntos, decidimos que lo mejor era que renunciara, en tanto el sacrificio que el trabajo me pedía para estar "comprometida" era mucho al tener que quedarme horas después de mi trabajo, sacrificando el tiempo con mi bebé y mi esposo e incluso no teniendo un alto para descansar, ya que al llegar a casa tendría que atender a la bebé y sin contar que tendría que gastar extra para que la nana se quede más horas.

Por ello, al día siguiente de conversar con mi esposito, decidí ir donde mi jefe y decirle que renunciaba, estoy segura que por la cara que puso, pensó que al decirme "evalúa tu situación", iría para decirle que pensaba quedarme más horas en el tabajo o llevarme el trabajo a casa para poder cumplir con sus objetivos (nota: me dijeron eso, que porque no me llevaba el trabajo a casa ante lo que respondí que quien cuidaba a mi hija mientras yo trabajaba en casa o en que momento descansaba si después de que mi bebé se durmiera, yo debía "volver" al trabajo).....le dije a mi jefe (ex jefe) que mi prioridad era mi familia, principalmente mi hija y que no estaba dispuesta a sacrificar el tiempo con ella para que ellos pensaran que estaba "comprometida" con mi trabajo y que pedirme el llevar el tabajo a casa significaba pedirme el mismo sacrificio, sólo que cambiaba el espacio fisíco.

Ya ni contarles sobre mi jefa directa, quien tuvo una pésima reacción ante mi renuncia, llegando a tratar de hacerme sentir menos por la decisión que tomé, diciendome que no sabía como "organizame" siendo madre y trabajando, ya que ella podía hacerlo....quise decirle muchas cosas que hubieran sonado groseras, pero sólo le dije que las decisiones que ella toma o tomó justamenete eran eso, sus decisiones y que yo ya tomé la mía, en familia, a quienes por último debo darles cuenta de mis actos o decisiones.

En fin, el viernes fue mi último día, después de casi 5 años en esa institución y no voy a negar que me da pena haberme ido, pero ya estando fuera y sobre todo viendo a mi hijita, me doy cuenta que es la mejor decisión que pude tomar y que estoy segura vendrá algo mejor.

1 comentario:

  1. Hola Susan! Recien he econtrado tu blog y la verdad me senti un poco como tu despues de regresar al trabajo, solo que a mi me sucedio de manera diferente...Fue durante el embarazo y ellos sentian que no me desempeñaba "igual" (Tuve un embarazo un poco complicado), pero tienes razon....llegara algo mejor!!! Por mientras disfruto mi tiempo con mi bebe que ya tiene 7 meses..Tambien he escuchado criticas de : ¿Por que no trabajas? ¿Tanto estudiar para que te quedes en casa?, etc, etc...Pero la verdad hago oidos sordos (aunq al principio me costo) y sigo adelante ...estoy gozando este tiempo al lado de mi bebe y te felicito por tener el valor para dejarlo todo por estar junto a tu gordita!!

    ResponderEliminar